• Viernes, 23 Julio 2021

Ausejo y Rincón de Soto salen a la calle en contra del cierre de urgencias

La tarde de hoy ha sido de reivindicación en dos municipios de Rioja Baja. Los vecinos lo tienen claro: no se pueden cerrar las urgencias de ambos municipios. En Ausejo unas 700 personas se diferentes municipios de la zona se han unido para decirlo en voz alta. De Alcanadre, de Ocón, de Galilea, de Corea, de El Redal… con un mismo objetivo: “merecemos una sanidad digna y haremos todo lo posible por conseguirla”. Niños, familias al completo, mayores, alcaldes y vecinos de a pie.

Ausejo llamaba a filas a todos los vecinos de la zona este sábado a las 20 horas en protesta por el nuevo modelo de Atención Continuada en La Rioja que pretende dejar a varios municipios riojanos sin el servicio de Urgencias.

La respuesta ha sido como se esperaba, «masiva», y decenas de vecinos acudían a la cita puntuales para dejar claro que «este cambio supone un abandono de la atención sanitaria presencial, una pérdida de atención de Enfermería, una saturación de las urgencias hospitalarias y una complicación para el acceso a la atención sanitaria de la población riojana, especialmente rural».

El alcalde de la localidad, Pedro Luis Martínez, ha señalado que «queremos mostrar nuestro desacuerdo por la eliminación del servicio 24 horas que no solo cubre a la población de Ausejo sino que incluye a los vecinos de Alcanadre, El Redal, Corera, Galilea, Aldealobos, Molinos de Ocón, Pipaona, Las Ruedas, Santa Lucía y La Villa de Ocón. Once municipios, algunos de ellos a más de 30 kilómetros del Hospital San Pedro que se verán afectados al perder calidad asistencial».

Emoción entre ellos por ver el respaldo de una ciudadanía que ve como peligran las urgencias de sus municipios.

Mientras en Rincón, con algo menos de la gente esperada, también se reunían unas 300 personas en la plaza Gallarza. “Ha sido un año duro y hemos tenido que decir adiós a nuestros seres queridos sin una despedida”, decía desde el balcón del municipio una sanitaria rinconera.

Mientras en la calle apoyo de dirigentes políticos del PP como Catalina Bastida o Alfonso Domínguez y el alcalde de la localidad, Carlos Paul, que explicaba el por qué de la concentración que había nacido no del consistorio sino de “la iniciativa vecinal”. “hemos visto que además el sistema planteado tiene muchas deficiencias como tener que ir hasta Alfaro para luego quizás terminar en el hospital de Calahorra”, decía Paúl que tiene claro que “es una medida que va a colapsar las urgencias de Calahorra cuando muchas de ellas se podían solventar como estábamos hasta ahora”.

De momento unos y otros van a pedir hablar con los responsables de Salud para buscar una solución que no pase por el cierre de las urgencias de forma total en el caso de Ausejo y durante los fines de semana en Rincón de Soto.