• Viernes, 21 Enero 2022

Cabeceras riojanas; máximos históricos de mortalidad en 2020

Los datos estadísticos de fallecimientos en 2020 lo dejan claro: un año complicado desde el mes de marzo en el que comenzó la pandemia, con dos olas de COVID importantes y con un reguero de fallecimientos en la mayoría de los municipios. La sensación no fue buena y los datos lo avalan. Así, en La Rioja, excepto Nájera y Cervera, el resto de las cabeceras de comarca registraron máximos históricos de fallecimientos. Además, entre los municipios de más de mil habitantes, la mayoría registró más fallecimientos que el año anterior.

La cabecera de comarca con mayor aumento de fallecidos con respecto a 2019 fue Alfaro. En 2020 fallecieron un total de 130 personas, 23 más que en 2019 y una cifra que marcó récord en los históricos de estadística del INE. También marcaron récords históricos otras cabeceras de comarca como Arnedo  con 145 fallecidos (23 decesos más que en 2019), Calahorra con 284 fallecidos (43 decesos más que en 2019), Haro con 134 fallecidos (13 decesos más que en 2019) y Santo Domingo con 107 fallecidos (31 decesos más que en 2019) son ejemplos datos del importante incremento de fallecimientos en La Rioja en el primer año de la pandemia.

En el caso de Logroño, en 2020 fallecieron un total de 1.657 personas lo que supuso incrementar en 259 personas los fallecimientos con respecto al año anterior, con un incremento del 18,5% sobre 2019. También en 2020, Logroño marco un techo histórico de fallecimientos.

Las dos únicas cabeceras que no marcaron techos históricos fueron Cervera y Nájera. En el primer caso, el municipio ni quiera sobrepasó los fallecidos de 2019, con 32 fallecidos, el municipio riojabajeño tuvo 3 decesos menos que en el año anterior. Así, el techo histórico máximo se registró en 1999. En el caso de Nájera en 2020 fallecieron un total de 75 personas, tres más que a lo largo del año anterior, aún así su techo histórico se marcó en 2008.

Localidades de más de mil habitantes

No fue una tendencia única en las cabeceras de comarca, en la mayoría de las localidades de más de mil habitantes, los fallecimientos de 2020 superaron ampliamente los de 2019: Agoncillo (4 fallecidos más), Albelda (15 fallecidos más), Autol (5 fallecidos más), Baños (8 fallecidos más), Cenicero (16 fallecidos más), Ezcaray (9 fallecidos más), Fuenmayor (6 fallecidos más), Lardero (9 fallecidos más), Murillo (6 fallecidos más), Pradejón (8 fallecidos más), Quel (5 fallecidos más).

Aún así hay excepciones marcadas por aquellos municipios que registraron menos fallecidos en 2020 que en 2019. Fueron Alberite, Aldeanueva de Ebro, Casalarreina, Entrena, Nada, Navarrete, San Asensio y Villamediana. Rincón de Soto, por su parte, es el único municipio que mantiene las cifras del año anterior: 42 vecinos fallecieron en 2019 y los mismos lo hicieron en 2020.