• Jueves, 21 Noviembre 2019

Custodios de la ciudad

Los vemos cada día en nuestra calles.Con el coche o las motos, a pie dando vueltas por las calles más céntricas de la ciudad, en las salidas y las entradas de nuestros hijos de los colegios regulando el tráfico. Son los que ponen orden, los que hacen que se cumplan las reglas que nos permiten vivir en sociedad. Son nuestros ángeles custodios, los que vigilan mientras dormimos que todo esté en paz.

En la actualidad 47 agentes conforman la plantilla de la Policía Local de Calahorra. Menos de los que realmente necesita la ciudad. “Estaríamos hablando de que faltan en torno a 7 u 8 agentes más para que estemos en el número adecuado”, explica José Manuel San Juan Vega, más conocido por Vega por sus agentes y por la mayoría de los ciudadanos. Él junto a Jorge Luis Rodríguez Gabrielli son los jefes de policía en estos momentos en la ciudad aunque es un puesto interino hasta que salga la plaza de Inspector de Policía que está vacante en la actualidad tras la jubilación de Francisco Cordón. Su máxima reivindicación es la falta de personal. En unos meses llegarán nuevos agentes tras la convocatoria de plazas, pero siguen siendo insuficientes. “Últimamente se nos han jubilado varios, además algunos compañeros han sacado plaza para otros destinos y quedan varios que están a punto de jubilarse”, advierten.

Los de noche, fijos

A pesar de ello se organizan bien. En tres turnos de 8 horas y 20 minutos (para que la calle nunca se quede sin seguridad municipal) los agentes de día van haciendo turnos de mañana y de tarde y los de noche son fijos (“y de momento voluntarios, solo están en ese turno los que quieren estar”, nos cuentan).

La entrada de Vega y Jorge ha hecho que las cosas cambien algo con respecto al pasado. Se nota al entrar en las instalaciones. Mano de pintura, cámaras de seguridad nuevas… Pero también en la organización de los efectivos. “Tenemos patrullas de zona (siempre andando en binomio), patrullas de moto y una de seguridad ciudadana (un coche con un oficial y un policía)”, explican.

Todo esto en un día que no hay algo especial. “Entonces hay que meter más horas, no sólo en fiestas o actos multitudinarios sino simplemente el día que tenemos que custodiar a detenidos al juzgado. Si dos están allí toda la mañana, necesitamos que otros hagan el trabajo de calle”, detallan ejemplificando en un caso que se da habitualmente.

Se encargan un poco de todo. “Es lo bueno que tiene trabajar de Policía Local en un sitio como Calahorra que todos hacemos de todo, en ciudades más grandes cada uno tiene su función y no hace otra cosa en todo el día, te toca regular tráfico y te pasas toda la vida regulando tráfico, aquí todo es distinto, cada día te encuentras con algo nuevo”, explica Vega.

Principal delito: violencia de género

La jornada comienza como en las películas: una reunión en la que se van repartiendo las tareas a lo largo del día. Luego la cosa va cambiando según se van sucediendo los hechos. Hablamos con ellos de los delitos más comunes en la ciudad. “Sin lugar a dudas la violencia de género es el delito que más está incrementando. No hay semana que no tengamos un par de casos”, comentan. Tanto es así que a ambos les encantaría poder contar con una unidad de menores y de violencia de género. “Sería lo ideal pero la falta de personal la hace imposible”, comentan reiterando su mayor problema.

En general el resto de los delitos van disminuyendo sobre todo los relacionados con los conflictos nocturnos. “A excepción de fiestas con los temas de ruidos, las noches no son especialmente complicadas”, aseguran. Eso sí las ocho horas no dan para aburrirse. “Siempre hay cosas que hacer y siempre surgen cosas imprevistas”, comentan. Además la comisaría de policía tiene la guardia y custodia de los detenidos antes de pasar por los juzgados. Los de toda la comarca.

120 pruebas positivas

Por otro lado están los delitos relacionados con la influencia de las drogas. “El speed y la marihuana. En los drogotest que hemos hecho de 140 pruebas 120 han dado positivas pero es verdad que lo utilizamos cuando tenemos evidencias de que la persona puede estar bajo la influencia de drogas”, comenta.

Cada año realizan determinadas acciones y campañas relacionadas con la seguridad vial: controles de alcoholemia ,campañas de concienciación de la utilización de los dispositivos de seguridad (cinturón, sillas para menores…). Estas campañas están concertadas con tráfico a través de convenios de colaboración.

También saben cuales son los puntos conflictivos de la ciudad. Detallan algunos como calles en las que siempre hay coches aparcados en doble fila o coches mal aparcados. “Podríamos utilizar la libreta a todas horas del día pero hay determinados asuntos que no dejamos pasar como el aparcamiento en plazas de personas con discapacidad o pasos de cebra”, comenta Jorge.

Punto preocupante, la estación de autobuses

Por otro lado está la regulación del tráfico en la salida y entrada de los colegios. “Hay algunos muy conflictivos como la de Teresianas a la que la falta de aparcamiento se une la salida y entrada de autobuses en la estación, cuando la estación salga del centro de la ciudad será una salida de alumnos mucho más tranquila”, comentan.

También tienen que encargarse de hacer cumplir las ordenanzas. “Sabemos que hay un problema serio con algunas cuestiones como las heces de los perros pero no podemos estar en todas partes y entendemos que es prioritario estar detrás de ‘los malos’”, aseguran. Están incluso para abrir y cerrar los patios de los colegios para que los chavales puedan jugar fuera de los horarios lectivos.

Son hombres y mujeres a los que vemos todos los días, a pie, en el coche, en las motos y que quizás sólo nos acordamos de ellos cuando vemos el papelito en el parabrisas de nuestro coche pero ellos son los que guardan por nuestra seguridad, los que trabajan porque la ciudad sea un remanso de paz, los custodios de nuestro día a día… aunque a veces no nos demos cuenta.

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *