• Martes, 22 Octubre 2019

Dejavú

Pausa. Espera una hora por lo menos. Recapacita lo vivido y empieza a escribir. En internet todo debe ser inmediato, pero las crónicas merece la pena reposarlas, al menos para no cometer errores de bulto que son los de dejarse llevar por el estado de ánimo final del partido y más cuando te lo empatan en ese instante en el que ya parecía que te ibas con los tres puntos a casa y segundos en la clasificación.

El Calahorra empezaba el partido por todo lo alto. En la segunda jugada. Todo un jugadón. Jorge marcaba y todo parecía ir a las mil maravillas. Yasín y Márquez se hacían los dueños de las bandas y Jorge por el centro lo intentaba gracias a que Chaco arrastraba bien a los defensas. El equipo parecía tranquilo y la primera parte volaba con alguna que otra llegada de los Unionistas pero sin demasiado peligro. Incluso el CD Calahorra pudo marcar el segundo a botas de Yasín en una carrera vertiginosa desde más allá del centro del campo.

La segunda parte no dio para demasiado, quizás como en otras ocasiones, pero la diferencia con otros partidos fue que el centro del campo no fue el de siempre. Pocas jugadas hilvanadas y alguna pérdida extraña en jugadorazos. Balones arriba, futbol directo de los de Salamanca, dureza en el campo. Parecía a algunos que el equipo se conformaba con el 1-0 pero esos resultados siempre tienen el peligro de que el empate está a la vuelta de la esquina. Y llegó. A falta de cuatro minutos para el 90.

Pitos. Sí, pitos. Cualquiera que no haya estado en La Planilla no lo creería. Quintos en la clasificación. Invictos.  Y pitos. Ver para creer. Pero esto recuerda demasiado a la crisis de octubre del año pasado. Llegó tras el partido de Sant Andreu. La gente empezó a desesperarse en La Planilla y el equipo jugaba mejor fuera que dentro. La pescadilla que se muerde la cola. Ellos más presionados en casa y más críticas. Al final los partidos de fuera se sacaban con soltura hasta que llegaron los resultados en el templo.

La gente nuevamente se quejaba de los cambios. Miguel Sola reconocía en rueda de prensa que “quizás mi duda está en que debía haber hecho el cambio (de Etxaide) antes, pero sabía lo que me iban a decir”. Verdad. No sirve demasiado sacar a Manjón si no tienes el planteamiento que el equipo tuvo después del gol salmantino. Señor Sola, ya ve, da exactamente igual. Haga lo que tenga que hacer sin pensar en los aficionados sino en el equipo. Esperó, le marcaron al equipo y pitos. Si lo hubiese cambiado antes y hubiese empatado, también hubiese habido pitos. Hay gente a la que no le gusta Miguel Sola y eso es respetable. Muy respetable. El entrenador lo sabe y lo respeta. Pero los pitos, bajo mi humilde opinión, son injustificados. Que uno se va de La Planilla pensando que se han perdido dos puntos. De acuerdo. Pero los aficionados deberían mirar la clasificación y las sensaciones. Y tanto unas como otras son buenas.

“El juego del equipo es cagón con el 1-0 se echan atrás”. Eso se oye en la banda, en la grada pequeña, cerca del banquillo, en la grada grande y sin embargo el empate ha sido por no sacar a un central cinco minutos antes. Ironías de la vida. Pitos en La Planilla. Salamanca CF, Burgos, Arenas, Leioa… Miren aficionados y comprueben donde están esos equipazos.

 

 

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *