• Sábado, 30 Mayo 2020

DME o como ha cambiado todo ésto a la arquitectura

Diego Matute es arquitecto. Amante de los espacios luminosos, de los colores neutros, de los espacios abiertos… Con su estudio en Rincón de Soto la pandemia le pilló inmerso en decenas de proyectos. El mismo sábado que se declaró el estado de alarma se puso a trabajar para intentar hacerlo todo lo mejor posible. María y Esther sus compañeras de estudio optaron por el teletrabajo. “Es mejor estar aquí juntos pero nos hemos dado cuenta con todo ésto que el teletrabajo es posible y que las cosas no cambian tanto”. Además mandó un correo a todas las construcciones que tenía entre manos. “La gente lo entendió bien, las obras seguían trabajando en un principio pero nosotros sólo íbamos a ir a lo estrictamente necesario”, cuenta Diego desde su estudio en Rincón de Soto.

las dos primeras semanas las obras continuaron trabajando. “Hubo alguna que se paralizó pero las demás siguieron hasta que se decretó la paralización durante quince días”, comenta. Tras la reanudación de las obras la cosa no cambió demasiado. “El tema era ir a las obras con un sentido más práctico, no ir por ir como podíamos hacer antes de la pandemia. Nos hemos compenetrado más, la tecnología nos ha dado la posibilidad de estar cerca aún estando lejos; si había un problema se hacía una foto o un dibujo y se mandaba..” explica.

Como cambiarán nuestras casas

Lo que sí ha notado Diego es el cambio de percepción con respecto a nuestros hogares. “Yo siempre he sido mucho de dar importancia a la luz, a las terrazas pero ahora no hace falta convencer a la gente, se les ha dado la importancia que realmente tienen nos hemos dado cuenta de lo que puede pasar y sí creo que va a cambiar la forma de ver la vivienda a raí de todo esto”. De hecho es mucha la gente que le pregunta por la posibilidad de poner piscinas en sus terrazas. “La gente no sabe qué va a pasar en verano y quiere asegurarse un sitio donde poder pasarlo”, explica.

Y mientras tanto el ayuntamiento 

En todo este lío de la pandemia, Diego sigue con uno de sus proyectos estrella: la rehabilitación del antiguo ayuntamiento de Rincón de Soto. “Para mi es un proyecto muy especial porque se trata de uno de los edificios más emblemáticos del municipio y eso da un poco de vértigo”, asegura. El edifico fue escuela y ayuntamiento y además se encuentra en un lugar privilegiado del municipio. “La verdad es que han salido cosas que nos han dado la posibilidad de jugar mucho con la creatividad: la piedra, los muros originales… La idea era recuperar la imagen que tenía cuando se construyó allá por 1890, con colores neutros, la idea era recuperar su identidad y lo está consiguiendo dándole además un toque de modernidad y de luminosidad.

Las obras está previsto que terminen dentro de un mes más o menos si nada se complica. Una auténtica obra de arte como todo lo que toca el rinconero.

 

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *