• Lunes, 22 Julio 2019

Entre Autol y Pradejón

La Ruta del Vino Oriental plantea para estos días una propuesta para disfrutar de una jornada dominical de experiencias inolvidables en torno al vino y el champiñón

La semana pasada hablábamos con Javier Honorato de sinergias en el mundo del turismo de la zona y nacido de éstas llega durante todo el mes de mayo un plan destinado a disfrutar en pareja o en familia de los productos más suculentos de nuestra tierra. Bajo el nombre de ‘Mushroom wine family’, la ruta pretende aunar a dos municipios hermanados históricamente y a dos productos maridados desde sus inicios. Pradejón y Autol, champiñón y vino se dan la mano para descubrir con ellos experiencias difíciles de olvidar en las que los más pequeños tendrán un papel fundamental en un recorrido de más de tres horas por lugares mágicos en los que poner en funcionamiento los sentidos para oler, oír, ver y degustar, al fin y al cabo, sentir, las esencias de una tierra con nombre de vino pero con mucho más que poder ofrecer. La ruta comienza a las diez y media de la mañana con una recepción en la bodega Marqués de Reinosa donde los pequeños tendrán ya una de las primeras sorpresas del día. De allí la expedición saldrá hacia Yerga. Allí los que decidan acudir a una de estas rutas podrán comprobar una de las imágenes más maravillosas del campo riojano, una viña el altura, un paraje digno de convertirse en el escenario perfecto para conocer el mundo del vino y de la viticultura y para aprender los entresijos del cultivo que ofrece riqueza económica, cultural y ancestral a estas tierras. La naturaleza dará paso a la visita de una de las bodegas más tradicionales de la zona donde la modernidad no está reñida con el paso de los años y donde se trabaja por y para que las uvas se conviertan tras un proceso mimado en los vinos más deliciosos. Tras la visita a las diferentes estancias de la cooperativa autoleña, los visitantes podrán disfrutar de una cata (de mosto para los más pequeños de la casa) donde comprobar como la uva es capaz de absorber los sabores y olores más insospechados. Maderas, frutas, regaliz… un placer para los sentidos. Y como la ruta combina y lo hace a la perfección desde Autol se desplazarán hasta Pradejón para dar sentido final a la sinergia total. Allí, a la entrada del municipio, todos podrán disfrutar de un mundo casi mágico, el de los hongos, un mundo a caballo entre el reino animal y vegetal, un mundo que parece sacado de cuento dentro del centro de interpretación de la seta y el champiñón. Comprobar de dónde salen, cuales son sus necesidades, de qué se alimentan, que propiedades tienen las setas y los champiñones que se producen por millones de toneladas al año en estos dos municipios riojabajeños. Pero para conocer hay que comprobar de primera mano, por eso no faltará una visita guiada a las bodegas de cultivo de champiñón, un lugar en el que ver esa capa de nieve inmensa que forman los champiñones en esas cuevas que primero fueron bodegas de vino para después convertirse en bodegas de champiñón. Una degustación de champiñones al ajillo cerrará la segunda parte de esta visita tan especial. Y es que los 30 euros para adultos y 15 euros para niños aún darán mucho más de sí ya que el colofón final no será otro que poner todo lo aprendido y conocido encima de una mesa. De eso se encargará el restaurante Chandro que ofrece dentro de la ruta su Menú Fungi con platos desde el principio hasta el final marcados por el protagonismo de los hongos, la tradición culinaria de la zona y el trabajo incansable de la familia Chandro. Una experiencia increíble de la que poder disfrutar en pareja, con amigos o en familia cuyas inscripciones pueden hacerse en el teléfono 941.15.01.47.

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *