• Martes, 22 Octubre 2019

Entre la vergüenza ajena y el qué chorra más da

OPINIÓN

La Rioja está de moda. Primero fue la victoria en la batalla de Twitter (nuestra comunidad arrasó y se hizo dueña y señora de todo el país) y ahora es la investidura (veremos si fallida o no, mañana) de la candidata Concha Andreu. Las televisiones, las radios y los periódicos nacionales hablan de La Rioja cada dos minutos. No hay político nacional al que no se le pregunte por este pequeña tierra y no hay político que no de su opinión. El Parlamento riojano nunca había tenido tal protagonismo. Un protagonismo que se merece, pero no por esto, seamos serios. Vergüenza ajena, lectores, vergüenza ajena.

Los resultados electorales eran claros. La sociedad riojana quería un cambio y lo quería ya. Muchos hablaban de la ‘ola Sánchez’ pero también hubo, en su día, ‘ola Zapatero’ y en La Rioja se diluyó como las del pantano del Perdiguero en día de cierzo. Nada, ni resquicio de querer quitar al Partido Popular de su asiento entonces. La sociedad riojana por primera vez desde hacía décadas votaba en mayoría, el pasado mes de mayo, a fuerzas de izquierdas y muchos se felicitaban de los resultados antes de tiempo. Parecía fácil, pero nunca lo es.

Muchos achacan ahora las complicaciones para conformar  gobierno a la fragmentación del voto pero no, señores, no. La falta de gobierno no viene marcada por las reglas constitucionales, viene de algo más profundo y no es otra cosa que la falta de sentido de Estado (de Comunidad en este caso) y la también falta de saber leer los resultados que todos los riojanos depositaron en las urnas. Incluso es por la falta de madurez democrática de algunos de nuestros representantes. Chiquilladas de adolescentes dice algún columnista riojano, pues maldita la gracia de los chavales. Vergüenza ajena, repito.

La Rioja, de momento, no tiene gobierno. Y eso nos perjudica a todos. Los alcaldes, de derechas, de izquierdas y de centro, que llevan semanas ya trabajando a pleno pulmón no saben a quién dirigir sus peticiones, sus dudas o sus planteamientos. El gobierno en funciones, como por otro lado debe ser, está parado a la espera de que la señora Romero se decida. No saben si hacer las maletas, seguir en este estado de interinidad unos meses más o preparar una nueva campaña electoral que no beneficiaría en este momento a nadie ni siquiera al PP que en otro momento podría haber sido el mayor beneficiado.

Las cuerdas se están tensando tanto que parece complicado reconducir la situación. Esta mañana Andreu aseguraba en la Cadena SER que volverá a llamar hoy a Raquel Romero y ésta pedía algo más que un WhatsApp con emoticonos. ¿Estamos hablando en serio? ¿Los mismos que pidieron un bar para reunirse en el que se pudiese fumar? ¿Es alguien consciente de que miles de riojanos estamos a la espera de que sus señorías se pongan de acuerdo? ¿Entiende alguien que los riojanos no queremos que siga este juego de sillones ni un minuto más?

Podemos pide tres consejerías y, de nuevo, en la Cadena SER, su diputada dice que qué más da tres, que trescientas que tres mil. ¡Qué chorra más da!, como se dice en esta bendita tierra. Y, mientras, saca a relucir la fábula de Esopo en el Parlamento riojano hablando de una zorra, un cabrón y un pozo. Para pozo en el que nos vamos a tener que meter los riojanos cuando todos nos pregunten en Salou qué pasa con vuestro gobierno.

Pero Esopo escribió mucho más. Y Concha Andreu parece haberlo leído bien porque rehuye de compañeros de viaje poco fiables no vaya a ser que le pase como en la fábula de la rana y el escorpión. Y mueran PSOE y Podemos antes de llegar a la orilla. Cosas de la naturaleza de cada uno.

Se pueden hacer las cosas bien, mal o fatal y el claro ejemplo está en Henar Moreno. Su discurso en el día de ayer quedará grabado como uno de los más brillantes del Parlamento riojano. Y demostró que qué ganas de irse hasta Esopo teniendo a Machado aquí al lado, en el tiempo y en la geografía. Porque la vergüenza ajena se acaba en el mismo momento en el que el ¡qué chorra más da! empieza a importarnos de verdad.

  • Ana
    17 julio, 2019 - 4:52 pm

    Para pozo en el que estamos metidos todos los que no podemos ir a Salou para que nos pregunten por nuestro gobierno.Que poco tacto!!! Y todo por culpa de nuestros gobernantes y nuestros periodistas que solo saben MIRARSE EL OMBLIGO

    2Vote Up0Vote Down

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *