• Jueves, 19 Septiembre 2019

¿Es posible o no?

Artículo de opinión de María Félez

Todo comenzó el pasado martes. Nada más conocerse los resultados el domingo, Luis Martínez Portillo aseguró dos cosas: la primera que era el momento de que el PSOE hablase con los demás grupos políticos y la segunda que no dimitiría, de momento.

Pero el alcalde en funciones no ha dado tiempo a que se llevasen a cabo las reuniones previstas por el PSOE (serán el lunes con PP y Ciudadanos y el martes con Izquierda Unida y VOX) y desde el martes ha empezado a mantener reuniones o contactos (al menos extraoficiales) con los grupos que pueden conformar un gobierno a cuatro (Cs, IU y VOX).

¿Y en que términos se llevan a cabo estas reuniones? Pues Luis Martínez Portillo ofrece y los demás, de momento, escuchan. Concejalías, liberaciones, secretarias personales… Unas ofertas que podrían suponerle a las arcas del consistorio en torno a un millón de euros en los próximos cuatro años.

Otra de las curiosidades de estas negociaciones es la imagen del ex coordinador de VOX en Calahorra intentando convencer a determinados concejales electos para que el pacto se lleve a efecto. Cuanto menos curioso el aliado que se ha encontrado Luis Martínez Portillo.

Rubén Jiménez de Ciudadanos reconoce las conversaciones con el PP. “Nos ha preguntado si estaríamos dispuestos a entrar en ese gobierno a cuatro sin concretar en nada. Aún no hemos contestado, creemos que primero hay que hablar con la lista más votada y ver qué ofrece el PSOE y no hablamos de puestos sino de proyectos, Elisa debe tener en cuenta que para llevar a cabo la mayor parte de sus proyectos necesita la mayoría del Pleno y no la tiene”, comenta. Aún así la propuesta de los populares le parece complicadísima.

Oscar Moreno e Izquierda Unida ya tienen la decisión tomada pero no será hasta después de la reunión con Elisa Garrido, el próximo martes, cuando se haga pública. El edil de Izquierda Unida reconoce que ha mantenido una reunión con el alcalde de la ciudad y que la oferta está realizada pero no quiere entrar a detallar los términos de la misma.

Maite Arnedo de VOX también ha tenido propuestas por parte del Partido Popular. Son muy similares a las hechas a otros grupos. La nueva concejal está por hablar con su equipo de gobierno pero parece que la decisión también puede estar tomada.

Por otro lado está el PP que es comprensible que lo pueda intentar aunque parece una apuesta más a corto que a largo plazo. Si Martínez Portillo aseguraba hace unos días que trabajar en minoría no había sido fácil y se sabe lo que paraliza esto una administración resulta curioso que quiera intentarlo ‘a cuatro’.

Para los tres partidos sería un suicidio político intentar esta vía que pretende el Partido Popular por diferentes motivos y teniendo en cuenta el respaldo de calagurritanos que tiene el PSOE con diez concejales.

Mientras, la ciudadanía está a la espera de lo que puede ir pasando estos días en lo que sería un gobierno contranatura y un gobierno que tendría que alcanzar cada minuto acuerdos entre partidos con ideologías totalmente contrarías, lo que podría suponer una paralización para el ritmo normal de trabajo del ayuntamiento.

¿Es posible o no? Ese era nuestro titular. Nuestra respuesta es NO.

 

 

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *