• Miercoles, 23 Septiembre 2020

Importantes daños en la pera tras la piedra del viernes en Rincón de Soto

Nectarina, melocotón, alguna viña… pero también pera. La impresionante granizada del pasado viernes ha dado con todo lo que pilló a su paso. Fue a eso de las seis y viente de la tarde y duró poco más de veinte minutos pero los daños son considerables.

Eva Hita, consejera de agricultura del Gobierno de La Rioja, se ha acercado en la mañana del lunes a Rincón de Soto para ver los daños ocasionados. ” No es lo mismo que te lo cuenten o que veas fotos, cuando lo ves a pie de campo te haces una idea mucho más clara de la dimensión”, decía. “Es desolador, es triste ver toda esta fruta en el suelo dañada”, añadía. La consejera aprovechaba para incidir en que “estas situaciones ponen de manifiesto la importancia de los seguros agrarios como un instrumento eficaz para dar estabilidad a las rentas y conseguir que esa rentabilidad no se vaya al traste en momentos como éste”, explicaba.

De hecho, el presupuesto destinado a los seguros agrarios por la Consejería de Agricultura ha crecido este año en un 5 por ciento hasta alcanzar los 3,28 millones de euros. Además la Consejería de Agricultura subvenciona hasta el 70 por ciento de los seguros de frutales para las opciones de seguro más completas.

Y es que la fruta, junto con la uva de vinificación, son las principales producciones agrícolas aseguradas en La Rioja con una implantanción superior al 63 por ciento. No hay más que ir a los datos para ver que en La Rioja se contrataron en 2019 6.208 pólizas que cubren 67.625 hectáreas de producciones agrarias y que suponen para los agricultores y ganaderos un capital asegurado de 268 millones de euros.

A la espera de valorar la afectación de los destrozos, que en algunas parcelas serán del 100%, Eduardo Pérez Malo, presidente de la DOP ‘Peras de Rincón de Soto’, explicaba que “la superficie no ha sido mucha pero la franja que ha cogido no ha dejado nada”. “Lo más importante ahora es que los perito vengan cuanto antes  para poder limpiar los árboles y continuar el ciclo hasta la recolección en la zona que se pueda llevarla a cabo”.

En algunas fincas la campaña está tirada al traste pero hay que pensar también en la temporada siguiente. “Hay daños en ramas que ya están hechos  pero es difícil de cuantificar”.