• Domingo, 13 Junio 2021

La reestructuración de las urgencias no gusta en Rioja Baja

A lo largo de la mañana se ha conocido la reestructuración que habrá en los servicios de Urgencias de Rioja Baja, Una medida que según Rafael Crespo, director médico de la Gerencia de Atención Primaria, se toma con el objetivo de conseguir “una reorganización de los recursos, con una optimización de los mismos para poder seguir manteniendo la atención sanitaria a pesar de la falta de profesionales, en unas condiciones de calidad óptima como se venía haciendo hasta ahora y sin descuidar el resto de la atención sanitaria”, explica.

Esto en la realidad se traduce en que en Rincón de Soto y Aldeanueva las urgencias de fin de semana serán atendidas por una ambulancia de Soporte Vital Básico y el profesional enfermero realizará la atención programada de enfermería. Además en Calahorra se atenderán a través de un profesional médico y un profesional enfermero por la noche para la atención a domicilio o que en Ausejo desaparecerán las urgencias para ser atendidas todos los días de la semana a través de una ambulancia de Soporte Vital Básico.

El modelo, que comenzará a funcionar de esta forma a partir del 1 de julio, será revisado de forma permanente desde la gerencia de Atención Primaria, de tal forma que, si se precisa, podría sufrir variaciones en función de los datos que se vayan obteniendo, “siempre con el fin de que no se deteriore la asistencia”, explica el director médico.

Pero el cambio no ha gustado en los municipios afectados. Ángel Fernández, alcalde de Aldeanueva de Ebro entiende la situación. “No hay profesionales pero está claro que mejor que como estábamos no vamos a estar”, dice ante la eliminación de las urgencias los fines de semana en su municipio. “Esta situación puede provocar un colapso en el hospital de Calahorra o en las urgencias de Alfaro”, cree.

De la misma manera habla el alcalde de rincón de Soto, Carlos Paul. En su municipio ya se ha organizado una manifestación el próximo sábado a las 20.00 horas en la plaza Gallarza. A la espera de la confirmación de gobierno, la idea es leer un manifiesto en contra de la eliminación de las urgencias durante el fin de semana en el municipio. Paul es claro al respecto: “es una medida que no nos gusta y vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para que no se lleve a cabo”. Desde la alcaldía de Rincón de Soto ven esta eliminación de las urgencias de fin de semana como “un recorte que puede afectar a las urgencias de Calahorra y Alfaro además de provocar muchos inconvenientes a los vecinos de los dos municipios”.

Por su parte el alcalde de Ausejo también se ha posicionado en contra de la medida. Pedro Martínez ha querido mostrar su desacuerdo por la eliminación de urgencias en el municipio. “Este servicio no sólo cubre a la población de Ausejo sino también  a municipios como Alcanadre, El Redal, Galilea, Corera y todos los municipios de Ocón. Son un total de once municipios que algunos de ellos están a más de 30 kilómetros del Hospital San Pedro que van a perder calidad asistencial”. Así continúa explicando que “desde la consejería quieres sustituir nuestro centro por una ambulancia convencional sin equipo de profesionales sanitarios”, dice. “Tomaremos las medidas oportunas y lucharé personalmente para que los vecinos de estos pueblos sigan teniendo acceso a una sanidad digna”, dice.

¿Y a partir de ahora cómo?

A partir del 1 de julio en el caso de estos municipios, las personas que precisen asistencia deberán llamar al 112, como se hace actualmente en cualquier lugar de la geografía riojana, desde allí le darán la asistencia más adecuada en función de lo que relate, adecuando los recursos, como se ha hecho hasta ahora, a las circunstancias. Será una forma de optimizarlos y ayudar a las personas por un profesional cualificado en la atención a las urgencias y emergencias.