• Viernes, 01 Julio 2022

Los sindicatos piden que se traslade al agresor de un funcionario en la cárcel

Los sindicatos con representación en la cárcel de Logroño (CCOO, ACAIP-UGT, APFD y CSIF) se han reunido este lunes con el director del centro penitenciario de Logroño para tratar los temas pertinentes a la seguridad de los trabajadores de la prisión logroñesa, 24 horas después de que un recluso propiciara una «brutal agresión» a un funcionario del centro.

Según detallan las organizaciones sindicales, el director «ha asumido la responsabilidad de lo acaecido y nos ha trasladado que tomará las medidas oportunas para evitar que hechos similares puedan repetirse». Además de eso, se ha solicitado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias «la conducción urgente del interno, a otro centro y la elaboración de un protocolo de actuación para casos de aislamiento provisional y aislamiento en celda», así como la puesta en conocimiento de los hechos al juzgado de guardia.

En dicha reunión, además, se ha instado a la dirección del centro que los internos del perfil del agresor, con primer grado o recién progresados del primer grado, no ingresen en la prisión de Logroño, ya que esta no reúne las condiciones necesarias para ello por ser una prisión 2.2, «a lo que hay que sumar la falta notable de personal para poder realizar los servicios de manera adecuada y con un mínimo de seguridad».

A todas estas reclamaciones, «el director ha dejado claro que los internos son impuestos por la Dirección General y que el traslado de los internos conflictivos debe ser motivado por informes y partes sin los cuales es imposible justificar la petición de traslado».

Los sindicatos denunciaban ayer la brutal agresión. Según se explicaba en la nota, los hechos se produjeron al serle notificado al preso la prolongación de su régimen de aislamiento. Una situación en la que se encontraba por haber agredido a otro interno el día anterior.

ACAIP-UGT entiende que el centro «no es el indicado» para acoger a presos de estas características. Según cuenta, no reúne las condiciones necesarias y sin embargo asegura que desde hace un tiempo es habitual el traslado de presos peligrosos y con amplios expedientes disciplinarios hasta la cárcel de Logroño.

Además, se afirma que la queja se le trasladó al secretario general de Instituciones Penitenciarias poco antes de comenzar la pandemia. «Por desgracia, se ha cumplido el peor de los escenarios», se lamentan.