• Viernes, 01 Julio 2022

Más de un centenar de chavales no podrán entrenar en las pistas de atletismo a partir de hoy

Todo comenzó el pasado 17 de noviembre cuando en las obras que se están realizando en las pistas de atletismo de Calahorra aparecieron unas pisadas en el cemento fresco que la empresa había colocado en la zona de la pista. El ayuntamiento de Calahorra consideró entonces “deplorable” la actuación y remitió una circular a los cinco equipos de tres clubes que habían entrenado esa tarde en las pistas. En la misma se advertía que se daba un plazo de tiempo (hasta el pasado 5 de diciembre) para que saliese el culpable que tendría que hacerse cargo de los desperfectos que sumaban un montante total de 750 euros.

Así, a partir de hoy más de un centenar de chavales de tres clubes no podrán entrenar en las instalaciones. Se trata de los equipos del CD. Calahorra (Juvenil Nacional y Territorial), la Escuela de Fútbol Base (benjamines de 2012 y 2013) y la Asociación Deportiva Teresianas. A todos ellos se les ha explicado que no podrán acceder a las instalaciones mientras duren las obras.

Desde el consistorio explican que “ya se advirtió a los clubes que debían tener cuidado de no pasar por las obras y que era perfectamente posible acceder a las instalaciones que sin atravesar las mismas”. De hecho, la mayoría de los clubes han seguido estas indicaciones en cada uno de sus entrenamientos. “Existía un itinerario perfectamente marcado y comunicado”, explican desde el consistorio.

“Los daños a este bien público han supuesto un quebranto económico al Ayuntamiento y la reparación de estos desperfectos causados de forma intencionada la tenemos que pagar con el dinero de todos los ciudadanos”, reiteran. “El Ayuntamiento de Calahorra no puede consentir que se vuelvan a producir actos vandálicos contra las obras por lo que se ha visto forzado a tomar esta medida temporal mientras las obras avanzan para impedir que se vuelvan a suceder actos como estos”, detallan.

Justos por pecadores

Por otra parte, tantos jugadores, como familias no entienden una medida que está “castigando a justos por pecadores”. “El cemento lo pisaron dos o tres niños y estamos pagando todos por ellos”, comenta uno de los jugadores que se va a ver afectado por la medida. “Las pisadas son claramente de niños y la medida afecta a dos clubes juveniles que es imposible que hayan sido”, dice otro. “Entendemos que el ayuntamiento no puede hacer de CSI pero la medida es muy injusta”, reiteran.

También hay padres que se quejan de las condiciones de las obras. “Es verdad que está vallado pero se podían haber buscado otro tipo de soluciones para evitar este problema como era poner casetas en la zona de los campos para que los chavales no tuviesen que pasar al otro lado a los vestuarios o vallar un camino en el aparcamiento hasta los vestuarios porque los chavales tienen que acceder por allí pero al no estar vallado corren un peligro”, comenta alguno de ellos explicando la falta de previsión de las obras cuando son cientos de niños y jóvenes los que pasan por allí semanalmente.

La queja de otros viene motivada porque no salgan los responsables. “No entendemos que no hayan salido los responsables a lo largo de estos días, estamos vendiendo unos valores en el deporte que luego a la más mínima nos los saltamos y no tenemos valor para confesar cual de los tres clubes ha sido”, comenta uno de los padres. Otros se quejan de que el ayuntamiento “no es un colegio que tenga que castigar a todos por lo que han hecho varias personas, que investiguen quién ha sido y que sea ese equipo o esos jugadores concretos los que paguen las consecuencias”, pide otro de ellos.

De momento, algunos clubes ya están buscando alternativas para que sus chavales puedan seguir entrenando durante estos meses. Otros están a la espera de que el ayuntamiento pueda echar para atrás la medida o que finalmente salgan los responsables del desperfecto.