• Lunes, 06 Abril 2020

Mujeres de las que marcan referencias

Empezó a trabajar cuando aún no levantaba un palmo del suelo. Era pequeña, delgaducha, dicharachera… un torbellino en estado puro. Por eso no paró ni un minuto en toda su vida. Hermana pequeña de cinco hermanos fue a pesar de ello siempre la que los organizó a todos. Con un hijo preadolescente y otro pequeño se embarcó en la ardua tarea de llevar un bar; uno de los más conocidos en la ciudad. Las Vegas no hubiese sido lo mismo sin ella. Ahí pendiente de la plancha y de las primigenias banderillas; esas que siempre estaban cerca de la cocina en su barra. A veces incluso se atrevía a cobrar, con las manos escondidas detrás de su pequeño cuerpo calculaba con los dedos las vueltas. Incalculables las horas metidas entre las cuatro paredes de esa cocina.

Nunca le gustó ser una “ignorante”. Y aunque así lo creía ella nunca lo fue. Sabiduría de la que deja a los de alrededor anonadados; y ganas por seguir aprendiendo siempre. Un año en Cullera una ola le dio un revolcón y un buen susto, pues en cuanto tuvo tiempo, cuando dejó el bar ya para siempre, se apuntó a las piscinas a aprender a nadar. Pasados los setenta decidió que era el momento de aprender a leer, y ni corta ni perezosa se puso manos a la obra. En el hogar de personas mayores. Tan pichi con su lapicero y su cuaderno. Sus deberes eran leer los carteles de las tiendas de las calles y lo hacía tan contenta. P-I-L-U-K-A,   M-O-N-R-E-A-L… porque su vida se desarrolló siempre en torno al Raso.

Allí tuvo uno de los días más felices de su vida. Cuando nombraron a su hijo Cipri Calagurritano de Honor. Orgullo de madre. No era para menos. Y como siempre, con sus patitas cortas ha ido un paso por detrás pero veloz como el viento. Su marido se fue ahora ha hecho un año, ella no lo podía hacer esperar.

Hoy ha fallecido Cristina Herreros fundadora del Bar las Vegas y Calahorra está un poquito más triste. El funeral será mañana a las seis de la tarde en la parroquia de Santiago.

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *