• Viernes, 23 Julio 2021

No es un partido más

Lo saben los jugadores, lo sabe el técnico, lo sabe la directiva y lo saben los aficionados. El partido del domingo no es un partido más, no son tres puntos más, no son 90 minutos más. El Calahorra, a priori, puede parecer un equipo inferior a la UDL pero la realidad es bien distinta. Nueve goles llevan encajados los blanquirrojos pero el Calahorra sabe lo que es meter la pelotilla dentro de su portería. Es verdad que nada tiene que ver el partido de ida con éste. Ese nos pilló en el mejor momento y a la UDL en horas bajas y parece que las dinámicas se habían invertido… hasta el pasado domingo. El Calahorra dio un golpe encima de la mesa y se reivindicó como el equipazo que es. Un equipo en el que la raza no esta reñida con el toque de balón, un equipo valiente, atrevido, que piensa que el balón es lo más importante en el fútbol, que siempre mira hacia adelante.

Es complicado adelantar posibles alineaciones. Miguel Sola tiene ya su once en la cabeza pero es muy complicado leerle la mente al entrenador que a excepción de Txomin (que aún no está) y Cárdenas (que todavía no está) tiene al resto de los jugadores a su disposición. Despista un poco el esquema de juego del pasado domingo. ¿Sacará al equipo de nuevo con tres centrales? Resulta complicado creer que sí a pesar del buen resultado que dio en La Planilla. Las bandas de las Gaunas son interminables, llegan casi hasta el infinito. Así que pasa saber el esquema con el que jugará el Calahorra habrá que subir a Logroño.

El año pasado en tercera el equipo dio una lección de afición en Las Gaunas. Más de mil rojillos subieron al mítico estadio y cantaron GOOOOOOLLLLL EN LAS GAUNAS. Es indescriptible esa sensación. Ganar en Logroño es como tocar un pedacito de cielo.  El domingo debemos volver a intentar la gesta. No es fácil pero se lo vamos a poner difícil a los de la capital.

Tenemos a los mejores jugadores del mundo. Porque son los nuestros. Porque se van a dejar el alma en cada jugada, en cada remate, en cada regate, en cada tiro a puerta, en cada parada. Todos están deseando salir a jugar y todos van a dejarse la piel (y lo que haga falta) para dar otra tarde de gloria a la afición.

Ya son más de 400 entradas las vendidas en Calahorra lo que puede suponer que más de mil personas estén el domingo en Las Gaunas. Muchos han sido precavidos y ya la tienen a buen recaudo en sus carteras. Es la mejor manera de no perder el tiempo en filas esa tarde y vivir el derbi desde el minuto uno. Porque el partido será una fiesta porque la afición debe estar arropando a sus jugadores. Teñir, por un día, Las Gaunas de rojo y que la ejemplar afición calagurritana lleve una vez más, como el domingo, como siempre, al equipo en volandas, no tiene precio.

No se lo piense. No hay mejor plan para un domingo por la tarde. Los jugadores nos esperan, están deseando sentir ese empujoncito, son conscientes de que cuando la afición y el equipo se unen es mucho más fácil llegar al objetivo de la victoria.

Y allí estarán. Hasta siete riojanos (si no contamos a Txomin) podrán salir al verde de Las Gaunas por parte del equipo riojabajeño.  Cristian y Sergio como calagurritanos pero también Zabal, Javi, Emilio, Gonzalo y Ubis pero es que además tenemos a los del carácter navarro (Goñi, Almagro, Manjón, Yasín, Echaide, Gorka), a los siempre intensos vascos (Morgado,  Cárdenas y Auzmendi), al arte andaluz (Regina y Carralero) sin olvidarnos del madrileño Parla (que ya es más calagurritano que el Raso), el catalán Samuel que se ha convertido en este tiempo en un riojano más y al francés Alí. El domingo serán todos calagurritanos, de los de pro, de los de toda la vida, de los que llevan la sangre romana por las venas. ¿Te lo vas a perder?