• Jueves, 19 Septiembre 2019

Para disfrutar con los cinco sentidos

Villa Lucía se convierte el primer museo del Vino del mundo con accesibilidad 100% en lengua castellana gracias a un proyecto muy calagurritano

En pleno corazón de la Rioja Alavesa existe un lugar mágico. Se trata del espacio Gastronómico Villa-Lucía, situado en Laguardia, que estos días ha inaugurado su nuevo Museo del Vino, el primero del mundo que es totalmente inclusivo en lengua castellana. Un lugar donde los cinco sentido toman una importancia extrema y en el que las personas con cualquier tipo de discapacidad pueden sentirse como en casa, aprendiendo, viendo aunque no puedas ver, escuchando aunque no puedas oir, paseando por sus salas a pesar de ir en una silla de ruedas.

El centro, que cuenta con más de 20 años de historia, se ha sometido durante los últimos meses a una gran renovación. Más de 750 personas han trabajado en un proyecto ambicioso en el que se ha puesto el corazón y el alma. El obetivo no era otro que poder acercar la historia y cultura del vino a todos sus visitantes, independientemente de cuáles fuesen sus necesidades. Bautizado como ‘Villa-Lucía con los 5 sentidos’, este proyecto ha implicado investigar nuevas soluciones, colaborar de un modo creativo con personas con discapacidad y con expertos en diseño universal y ha convertido al espacio en todo un referente en accesibilidad e inclusión en el marco del enoturismo mundial.

Partiendo de la premisa de que conocer el vino es amarlo, el centro creó este innovador espacio expositivo con el objetivo de hacer disfrutar, saborear y divulgar la cultura de nuestra bebida más universal a sus visitantes. Consta de un recorrido en el que se mezcla la artesanía con las tecnologías y efectos más vanguardistas, creando un espectáculo único que, a su vez, concentra la historia y todos los rituales relacionados con la elaboración del vino y que a partir de ahora es completamente accesible.

Además, también se puede disfrutar de la primera experiencia sensorial del mundo en 4D y en castellano 100% inclusiva, ‘En tierra de sueños’, el plato fuerte de la visita al museo. Se trata de un cortometraje en castellano que emplea las técnicas de domótica más novedosas, la grabación aérea de imágenes reales en tres dimensiones y cámaras estereoscópicas de captura de movimiento, así como con un montaje que aúna la imagen real con la generada por ordenador (animación) y diferentes efectos. Para adaptarlo a todos los posibles públicos, esta proyección cuenta con subtítulos, intérprete en lengua de signos en castellano, bucles de inducción y audio descripción para personas con discapacidad visual.

Todo ello, unido al 4D, hacen que sea una experiencia única y sorprendente. Además de todo lo mencionado, se han realizado diferentes actuaciones para generar Accesibilidad Universal. No falta nada. La creación de estaciones táctiles con elementos, materiales e instrumentos reales que pueden ser tocados y que están etiquetados en braille; la realización de juegos sensoriales inclusivos, con los que trabajar fundamentalmente el olfato, el gusto o el tacto, también etiquetados en braille y con texto de alto contraste.

Las personas con discapacidad auditiva pueden realizar las visitas con lazo de inducción, si utilizan audífono o implante coclear, o podrán realizar la visita a través de signo guía con intérprete de lengua de signos y subtítulos. Por otro lado, la renovación de todos los paneles dotándoles de mayor contraste y textos más legibles, ha permitido mejorar la experiencia de las personas con baja visión, además de incluir códigos QR etiquetados en braille, para que las personas ciegas puedan descargar en PDF accesible el contenido de todos los paneles. También se ha llevado a cabo la realización de varios catálogos con todos los contenidos expositivos en braille, para las personas ciegas o sordo ciegas.

Y por supuesto, no ha faltado la eliminación de las barreras arquitectónicas existentes dotando al centro de silla de ruedas a disposición de las personas que la pudieran necesitar.

Para la elaboración y desarrollo de este proyecto se ha contado con la experiencia de la consultora especializada en turismo accesible Equalitas Vitae, una marca calagurritana que lleva quince años trabajando en el sector. Durante más de un año su equipo ha realizado una intensa labor de investigación y ha trabajado con diferentes usuarios y entidades de personas con discapacidad para atender las necesidades que tienen estos viajeros. Además, la consultora Equalitas Vitae en colaboración con la Fundación Iddeas se ha encargado de formar a todo el equipo de Villa Lucía para ofrecer un servicio de calidad a todo tipo de visitantes.

Villa Lucía se convierte en mucho más que un museo del vino, en un lugar para sentir, oler, ver, degustar, tocar y disfrutar con los 5 sentidos pasando a ser un referente de la accesibilidad y la inclusión en lengua castellana en el enoturismo mundial.

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *