• Martes, 22 Octubre 2019

Salvar nuestros pueblos

Llevan años hablando del tema pero parece que las soluciones no se materializan y los pueblos riojanos siguen “desangrándose”. Cada vez son más los que deciden irse a vivir a las ciudades, o al menos a pueblos más grandes y son raras las excepciones de los que llegan a vivir a ellos. ¿Cuáles son las causas? ¿Hay soluciones reales?

De los 174 municipios de La Rioja, 62 tienen por debajo de cien habitantes. En nuestra zona sólo uno cumple estas características Bergasillas Bajera, 39 vecinos están empadronados allí, otra cosa son los que realmente viven.

Bergasa, Corera, Galilea, Ocón, El Reda y Tudelilla están en el siguiente escalafón. Son pueblos de menos de 500 habitantes que luchan por al menos frenar la pérdida de habitantes. Halamos con alcaldes, concejales, vecinos… Ellos saben bien los problemas que tienen.

Raúl Lavega, alcalde de Tudelilla lo tiene claro. “Hay que abrir el campo de visión a nuevas oportunidades, inversiones que posibiliten la creación de empleo y con más población mejorarán los servicios’, dice. “La realidad es que estamos sufriendo el resultado de muchos años de éxodo de los núcleos rurales a las ciudades y el resultado actual sería más negativo de no ser por los inmigrantes que de alguna forma han mantenido nuestros pueblos”, asegura.

De tener dos oficinas bancarias y un agente colaborador hemos pasado a que la oficina de Bankia abre una vez a la semana y las operaciones hay que hacerlas en el autobus. Ibercaja aún es peor, ha habido una reducción paulatina de horarios y servicios hasta quedarse en una hora a la semana”, dice. “En el resto de servicios estamos bastante bien”, asegura. “Tenemos servicio médico, mantenemos el colegio, hay farmacia, dos bares, el ayuntamiento abre cada día y hay un buen programa de actividades a lo largo del año”, dice.

Tudelilla además es uno de los municipios que más están abordando este tema desde hace años con ayudas al alquiler y la compra, libros de texto gratuitos para sus escolares, ayudas directas al nacimiento…

En Corera hablamos con Javier Marzo, él es el alcalde del municipio. “Creo que falta vivienda de alquiler donde se puedan asentar los jóvenes”, dice. Además hay servicios que según él no son los adecuados y se podría empezar por ahí. “No hay suficientes autobuses para los chavales que estudian en Logroño, sólo hay un servicio para los que van a la Laboral pero no cubre las necesidades. Esto resulta un verdadero problema.

Nuria Luis es alcaldesa de Galilea. “Los políticos se llenan la boca con este tema pero sus soluciones se quedan en papel mojado. En el tiempo que llevo yo en la alcaldía las mejoras en el tema que se habían pedido no han llegado. Al contrario, las cosas han ido a peor. Lo de las sucursales de los bancos es una vergüenza. Tres días al mes viene al bus de Bankia, la gente mayor no sabe operar por internet y necesita tener dinero en casa”, dice en un aspecto en el que todos los municipios inciden. “Hemos pedido por activa y por pasiva la fibra óptica; las empresas y los estudiantes que quedan la necesitan y algún tipo de beneficio porque las empresas apuesten por los pueblos”, solicita. “Del tema de comunicaciones mejor no hablamos es imposible gestionar que haya autobús a media mañana, media tarde o los fines de semana o tienes coche o si eres una persona mayor o un joven estás perdido, la buena comunicación con la ciudad de referencia es fundamental”, detalla. “Habría que hacer algo por poder mantener los colegios y dejarse de ratios y promover talleres y actividades para nuestros mayores”, dice. Además está el problema estival. En Galilea en verano duplican la población y “hay que mantener servicios para el doble de población sin ayuda de nadie”. Para ella las soluciones pasan por temas como el turismo. “Llevamos cuatro años luchando por tener un alojamiento rural y no hay manera cuando ves que en pueblos más grandes tienen convenios de muy señor mío, al que más tiene más le dan”. No es optimista. “Ya vamos tarde y no es complicado, hay que ver la verdadera problemática que los mayores no se tengan que irse de sus pueblos y que los niños tengan las mismas oportunidades que el que vive en una ciudad. por otro lado los jóvenes no tienen que tener la sensación de que vivir en un pueblo es aislarse de la ciudad porque aquí la vida es mil veces mejor y apoyo a esos pequeños comercios que sobreviven, que no nos quedemos sin tienda, sin bar…”, finaliza.

En Ocón la situación es muy similar. Rubén Gil Trincado nos habla de ella. “Los políticos que tanto lloran por la despoblación no han hecho nada y hay una enorme falta de servicios”, dice. El tema bancario es preocupante. “Han cerrado oficinas y el cajero más cercano es el de Ausejo. “Además nos e hace nada por mantener servicios como la alimentación. Al panadero, a los que venden pescado, carne hay que hacerles un monumento por subir a vender quince barras de pan en invierno, deberían tener un trato fiscal preferencial porque se lo merecen”, dice. Además cree que “mantener las infraestructuras deportivas y culturales es clave para asentar población, cine en los pueblos, aprovechando los salones de plenos que total solo ve la luz cada tres meses, ferias gastronómicas, culturales deben potenciarse”, comenta. “Es necesaria una oferta publica de vivienda, potenciar el empleo verde, potenciar la ganadería y las empresas en pueblos y dotarlas de internet como Dios manda” añade. “Además es necesario un plan de desarrollo turístico serio, potenciar la agricultura sostenible con patrimonio, cultura, excursiones escolares, cubrir frontones para potenciar actividades que no se hacen por miedo a la lluvia y locales vacíos para realizar actividades pero la mejor inversión es ayudar a ayuntamientos y asociaciones para que se ‘mojen el culo’ en actividades interesantes”, explica. “Ocón es un tesoro y lo sigue sin conocer la mitad de La Rioja, hay que potenciar ese conocimiento, tenemos paisaje, cultural patrimonio, fiestas que se potencian más bien poco. Me gustaría ver en los presupuestos dos millones de euros en el presupuesto para el tema, lo demás son sólo palabras”, finaliza.

Pero el problema ya no sólo interesa a los pueblos de menos de quinientos habitantes otros muchos de nuestro entorno ven como pierden población. “El principal problema se presenta en los grupos poblacionales extremos: mayores y niños”, nos cuentan desde El Villar de Arnedo. “El tema del centro de salud es un horror porque estamos continuamente cambiando de médico hemos pedido que haya una plaza fija pero no nos hacen caso”, nos comenta Nuria Espinosa “No creo que el problema en estos municipios sea tanto el trabajo porque aquí hay”, comenta. “Uno de los problemas es el precio de los terrenos, cada vez es mayor y, o tienes tú uno o es casi imposible encontrarlo”. Por otro lado también están viendo problemas con el servicio de autobus para los jóvenes. “Antes los que iban a colegios concertados podían ir en el escolar que pone la comunidad pero desde hace un tiempo no y hay gente que elige estos por cuestiones que van más allá de los gustos y que ahora tienen que bajar y subir a sus hijos todos los días en el coche propio”, nos cuentan desde estos municipios.

Un problema acuciante para nuestro territorio que puede ver como en los próximos años se vacíen los pueblos más pequeños y empiecen a tener serios problemas los de tamaño medio. Algo hay que hacer y hay que ponerse manos a la obra ya. Porque quizás dentro de unos años ya no haya solución.

Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *