• Viernes, 21 Enero 2022

Un Aldeano ‘a rachas’ se apea del sueño de jugar con un ‘Primera’

No pudo ser. A pesar de intentarlo de principio a fin el Aldeano no pudo con el Unami con el que perdía ayer 1-3 y así se apeaba del sueño de jugar contra ‘un Primera’. Era una tarde histórica para el equipo de Víctor Morales que salía un campo de San Bartolomé que albergaba a unos mil aficionados no solo de Aldeanueva de Ebro. Rinconeros, alfareños, calagurritanos, pradejoneros… fueron muchos los aficionados de localidades vecinas los que quisieron acompañar al club riojabajeño en lo que podía haber sido una gesta histórica. El frío helador de la noche se compensó con el calor de los aficionados que con mantas y bien abrigados no dejaron de animar a su equipo en todo momento.

El Aldeano jugó a rachas pero en las que no dominó en balón salió muy perjudicado. Parecía superior el equipo segoviano a priori pero el Aldeano supo imponerse en varias fases del encuentro. Insuficientes. En los primeros compases del encuentro, y a pesar del arreón que imprimía el equipo local, el encuentro se ponía en contra. En el minuto 12 los segovianos se adelantaban en el marcador por medio de Rubén que tras una jugada por la derecha lograba un tanto que no hacía que los aldeanos agachasen la cabeza. Fueron desde el gol los mejores minutos de los riojabajeños que mandaban en el juego a pesar de tener todo en contra y que acaparaban la posesión del balón. Buscaron el gol hasta el descanso y lo pudieron materializar en varias ocasiones pero había que esperar hasta la segunda parte para que llegasen más goles.

La segunda parte renovaba la ilusión de los aldeanos. A los cinco minutos del inicio de la segunda contienda, los de Víctor Morales lograban poner las tablas en el marcador con un gol de falta directa de Boujemaa tras una gran jugada de Daniel Miranda, sin duda el mejor del equipo riojabajeño. Se podía y los aficionados empezaban a ilusionarse con la posibilidad de ver jugar a un equipo de Primera contra sus jugadores (“¿Se jugará en Calahorra o en Arnedo?”, era la pregunta entre unos y otros).

Pero la realidad fue más tozuda que los sueños del humilde equipo de Aldeanueva de Ebro y para los riojanos llegaba un mazazo casi definitivo en el 75  cuando los segovianos volvían a ponerse por delante en el marcador. Las piernas empezaron a flaquear en estos uñimos minutos a los aldeanos que empezaron a ser cada vez más imprecisos. Quedaban quince minutos para intentar la remontada que cada vez parecía más difícil.

Doce minutos después, a falta de tres minutos para la conclusión del encuentro, el Unami ponía más distancias en el marcador con un gol de penalti que dejaba definitivamente a los aldeanos fuera del sueño copero. Una noche para recordar en la que el premio gordo se lo llevaron los segovianos.