• Sábado, 20 Agosto 2022

Un hongo reduce la producción de champiñón en La Rioja

El sector del champiñón recibe un nuevo revés. Al aumento de los costes de producción que afecta a otros sectores se le suma ahora la aparición de una enfermedad que no afecta a la calidad del producto pero sí al porcentaje de producción del mismo. Se trata de un hongo competidor (cladobotryum mycophilum) que hasta ahora era tratado con diferentes fitosanitarios pero que ha creado una resistencia a éstos y reduce considerablemente la producción del mismo.

“En algunos casos estamos hablando de una reducción del 50% de la producción”, explica Francisco Tomás Sáenz, presidente de la Asociación Profesional de Cultivadores de Champiñón, que detalla que de un saco de compost pueden sacarse seis kilos de champiñón y ahora se están sacando tres. “Eso conlleva que estemos trabajando en pérdidas”, detalla.

El problema empezó a surgir hace algo menos de quince días. “Nos pusimos en contacto con la Consejería de Agricultura que ha actuado de forma rápida poniéndose en contacto con el Ministerio y con sus homólogos de Castilla La Mancha, que están sufriendo el mismo problema, para encontrar una solución al problema”, cuenta.

La enfermedad del champiñón, que sólo afecta a la cantidad de producción del mismo y no es un problema sanitario, es lo que se llama ‘el hongo del pelo’ o ‘telaraña’. “Hasta ahora la podíamos tratar con diferentes fitosanitarios pero parece que se ha hecho resistente a ellos y ya no funcionan”, comenta.

Desde el CTICH (Centro Tecnológico de Investigación del Champiñón) se están redoblando los esfuerzos para encontrar una nueva materia activa que de con una solución al problema. “Estamos redoblando esfuerzos desde el centro tecnológico y si hay que dejar de lado otros proyectos lo haremos porque ahora mismo ésta es nuestra prioridad”, comentaba Francisco Tomás Sáenz.

Desde la consejería, Eva Hita, consejera de Agricultura, explicaba en los mismos términos el problema surgido. “No hay que alarmarse porque no es un problema sanitario pero es un problema que nos preocupa porque reduce la producción del segundo sector agrícola de la comunidad”. Es por eso por lo que se pusieron desde el primer momento a trabajar en buscar soluciones. “Ahora hay que buscar fitosanitarios que solucionen la situación y acelerar los procesos de registro de los mismos para que puedan utilizarse en cuanto se descubran”, explica la consejera que asegura que “ha habido varias reuniones con el sector y estamos en contacto directo con el Ministerio para solucionar el problema lo antes posible”. “Sabemos que hay un principio activo que puede funcionar pero no está autorizado en Estados Unidos por lo que no se podría exportar producto allí, así que seguimos buscando otras opciones”, detalla.

Desde la asociación, además, se han dado a conocer medidas preventivas a las empresas que trabajan en el sector. “Nos encontramos en una fase muy inicial de la detección del problema y ya estamos trabajando en ello”, comenta la consejera que reitera que “no hay que crear alarma entre el consumidor porque el champiñón sigue teniendo las mismas propiedades y beneficios que ha tenido siempre y este hongo lo que hace es reducir la producción del mismo”.